21 jul. 2011

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar al niño a dejar el pañal?


Alrededor de los 2 años, los niños ya están preparados para controlar esfínteres, aunque esto depende de cada niño, ya que algunos niños son más regulares que otros. Para ayudar al niño a dejar los pañales, los padres podemos enseñar a nuestro hijo a utilizar las palabras adecuadas, como "tengo ganas de hacer pipí o caca", ponerle ropa fácil de quitar y ofrecerle ir al baño con frecuencia.


El control de esfínteres es un aprendizaje complejo que requiere la maduración del sistema nervioso del niño. Para ello, nuestro hijo debe ser capaz de interpretar la sensación de vejiga llena, y contraer y relajar el esfínter externo. El niño también debe reconocer las señales de hacer pis incluso dormido, y despertarse para orinar. Y una vez controlado esto, tiene que orinar en el lugar adecuado.
Alrededor de los dos años, los niños suelen estar preparados para dejar los pañales, pero la edad no es lo más importante. Los niños que hacen caca todos los días a la misma hora es probable que sean capaces de darse cuenta antes que de que tienen ganas de defecar. En cambio, en los niños que son menos regulares, este control se va dando a la par.
Por lo general, a partir de los 18 meses, los niños suelen controlar antes la caca que el pis, aunque esto también depende de cada niño. Algunos niños consiguen hacer pis siempre en el orinal y algunas veces se hacen caca encima.
Para los padres, el control de esfínteres es una etapa de bastante “descontrol” ya que hay que limpiar pises y cacas, lavar la ropa, salir de casa pensando que se va a mojar, etc., pero si se hace con la mayor naturalidad y la menor angustia posible, es más fácil de lo que parece.

 

 

Consejos para ayudar a los niños a dejar los pañales

  • Hablarle del tema: enseñarle las palabras adecuadas, como pipí, orina, caca, heces, mojado, sucio, limpio, pañal, water, retrete, orinal, bacinilla,...
  • Permitir que el niño vea cómo hacen los mayores, niños o adultos.
  • Observar si el niño tiene algún movimiento especial antes de defecar (se pone rojo, se encoge...) u orinar (se mueve, cruza las piernas, se lleva las manos al pubis,...). Cuando inicie este proceso, llama su atención para que se de cuenta de ello: "Juan, me parece que tienes ganas de hacer caca ahora ¿verdad?"
  • Proponerle un primer intento: "¿Quieres sentarte un rato en el orinal a ver si sale tu caca?" Si el niño tiene éxito, celébralo con una alabanza, una frase sencilla. Si no, no pasa nada. Pero se puede decir que "otro día" o "la próxima vez" Juan hará en el orinal como los niños mayores.
  • Es preferible comenzar a habituarle al uso del orinal justo después de las comidas, ya que en ese momento la necesidad de evacuar es más apremiante y es más probable que tenga éxito.
  • Poner al niño ropa fácil de quitar. Las primeras veces apenas podrá esperar a que le desabrochen los vaqueros y ...se sentirá frustrado si se le "escapa". Esto es aún más importante si el propio niño desea ir al retrete por su cuenta sin llamar a nadie. Por tanto, serán bienvenidos los pantalones con elásticos (tipo chándal) o unas braguitas bajo la falda. Por eso suele ser más sencillo aprender todo esto en verano.
  • Durante la fase de aprendizaje, elogia siempre los éxitos y quita importancia a los fracasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario