27 jul. 2011

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA VESTIR A LOS RECIÉN NACIDOS. LA ROPA DEL BEBÉ


Es posible que te preguntes qué ropa o tipo de prenda es la que más le conviene a tu bebé. Para que tu hijo se sienta cómodo, debes elegir prendas amplias y ligeras. Es preferible que la ropa del bebé sea de fibras naturales, para evitar irritaciones en su piel. No olvides que, para vestirle y desvestirle con facilidad, es preferible que sus prendas se abran con corchetes.
A los recién nacidos por lo general no les gusta estar desnudos, pues al verse privados del abrigo que les da la ropa se sienten desprotegidos. Los bebés prematuros son los más exigentes. De ahí que muchos de ellos se pongan a llorar cuando se les desnuda.
No existen reglas o consejos universales con respecto a la ropa de los bebés. Depende más de gustos personales y modas locales. Sin embargo, se pueden tomar en cuenta algunas consideraciones prácticas.
Para que la ropa se le pueda poner y quitar con facilidad, conviene elegir prendas que se abran totalmente por delante o por detrás. También conviene evitar aquellas prendas que suelten pelo o tengan adornos pequeños que puedan desprenderse y llegar a la boca o la nariz del bebé.
Es recomendable utilizar prendas de fibras naturales (algodón), que absorben la humedad y no producen irritaciones ni alergia.
La ropa debe ser amplia y ligera para permitir libertad de movimiento. No obstante, la ropa interior, como las camisetas y los bodies de algodón, no debe quedar demasiado holgada.
Los jerseys, las chaquetas, los leotardos, los calcetines o patucos y los peleles o pijamas enteros, completan el equipo necesario para vestir al bebé.
Los baberos pequeños son útiles para que la baba y las regurgitaciones del bebé no empapen la ropa. Así, el bebé permanece seco más tiempo y se evitan las irritaciones en el pliegue del cuello.

 

Consejos para vestir y desvestir al recién nacido sin lastimarlo

La cabeza del bebé no es redonda, sino ovalada. De ahí que para ponerle una prenda por arriba, primero se introduzca el cuello de la prenda por la parte posterior de la cabeza y después se estire, pasándola por delante de la cara del bebé.
Para quitársela, se realiza la misma operación pero a la inversa: primero se hace pasar el cuello de la prenda por delante de la cara y después se desliza hacia la parte posterior de la cabeza.
Para vestirlo por los brazos, el adulto introduce dos dedos a través de la manga, saca la mano del bebé y estira la manga a lo largo del brazo, procurando que las manos del bebé estén cerradas. De lo contrario, es fácil que alguno de sus dedos se enganche con la manga.
Para desvestirle, se tira suavemente de su brazo por dentro de la prenda hasta sacar su mano por la sisa. Se debe seguir el mismo proceso para introducirle una prenda por las piernas si ésta no tiene abertura con corchetes. Cuando se viste al bebé con prendas de una sola pieza, primero se pone la parte superior de ésta y después se introducen las piernas.
Para mayor comodidad de los padres y del bebé, lo mejor es cambiarle en un vestidor o en una cama donde el bebé pueda moverse libremente sin riesgo de caerse.
Antes de desvestirlo, los padres deben tener a mano el pañal y la muda. En ningún momento se debe dejar solo al bebé. Para que no se enfríe innecesariamente, se debe hacer sin interrupciones. Si la ropa esta fría, se puede calentar un poco con la ayuda de una plancha o colocándola sobre un radiador.

 

Consejos sobre el lavado de la ropa del bebé

La piel del bebé es tan sensible que el contacto con una prenda en la que queden restos de detergente puede producirle reacciones alérgicas o irritaciones. Su ropa debe lavarse con un detergente líquido para prendas delicadas y aclararse cuidadosamente.
No es recomendable utilizar productos anticalcáreos, suavizantes ni blanqueadores.
Algunos bebés pueden tener alergia a la lana o a las prendas sintéticas. Por ello, es preferible utilizar prendas de algodón y consultar con el pediatra ante cualquier síntoma de irritación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario