17 ene. 2014

BEBES CUYAS VIDAS AL NACER PENDEN DE UN HILO

Nacer es una experiencia trascendente para el ser humano. Una personita que se ha formado durante nueve meses en el vientre de su madre abre por primera vez los ojos al mundo y comienza a respirar por sí mismo. Todo es muy diferente a ese sitio acogedor y protegido en el que se ha desarrollado.
La mayoría de la veces, el parto es un momento feliz en el que se recibe por fin al hijo tan esperado. No ha habido complicaciones y como suele decirse, tanto el bebé como la madre se encuentran perfectamente. Pero lamentablemente, hay otra cara menos feliz, que sucede cuando llegan al mundo bebés cuyas vidas al nacer penden de un hilo.
Un caso reciente que me ha conmovido profundamente es el de la pequeña Sherezade, una niña nacida en Murcia a las 32 semanas de gestación con 1,5 kg y una grave cardiopatía congénita.
Sufría un defecto que provocaba que la sangre oxigenada llegara al diafragma y al hígado, en lugar de a la aurícula izquierda de su corazón. Los médicos tuvieron que tomar una decisión clave, aún cuando muy pocos pacientes han sobrevivido en casos similares. Decidieron trasladarla al Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona para ser intervenida por cardiocirujanos especializados, su única opción de sobrevivir.
La operación se realizó el 6 de noviembre y ha supuesto una gran complejidad debido al tamaño milimétrico de las venas y a que su corazón no era más grande que una avellana. Su corazón estuvo parado durante 28 minutos utilizando circulación extracorpórea, y su temperatura corporal ha tenido que ser bajada a los 16 grados para evitar posibles secuelas.
Afortunadamente, la intervención ha sido un éxito. Ha sido posible reparar la cardiopatía sin secuelas para la niña, aunque deberá someterse a revisiones periódicas y es posible que necesite en el futuro otra intervención.
Todos conocemos, por amigos, conocidos, o por haberlo vivido en carne propia, historias de bebés cuyas vidas al nacer penden de un hilo. Personitas recién nacidas muy pequeñas de tamaño pero con una gran capacidad de aferrarse a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario