2 dic. 2013

VIAJANDO EN COCHE, LOS NIÑOS SIN ABRIGO








Hace mucho frío, y puede que no apetezca quitarse el abrigo antes de subirse al coche. Pero hemos de procurar que los niños vayan en el sistema de retención infantil (SRI) sin abrigos gruesos, ya que el exceso de ropa sobre el cuerpo podría desajustar el cinturón.
Para una buena seguridad, los arneses que sujetan el niño al SRI deben estar correctamente ajustados, y demasiadas capas de ropa o un abrigo grueso pueden dar una sensación de falsa sujeción.
Como es lógico, la forma en la que el niño encaja en la sillita cambia cuando lleva ropa de abrigo, puesto que los cinturones no se adaptan de la misma manera a la constitución del cuerpo. Esto aumenta las posibilidades de que el niño salga despedido ante un golpe o un frenazo brusco.
El Plan de Movilidad Sostinible de Buenos Aires nos dice que “El niño debe viajar sin ropa de abrigo en el SRI, dado que ésta puede provocar la falsa sensación de que está correctamente ajustado”.
Y un reciente informe de la firma automovilística Chevrolet también ha alertado de que llevar a los niños en las sillitas infantiles en el coche con el abrigo puesto durante el invierno puede afectar de forma negativa a su seguridad.
La clave es que el cinturón del asiento debe estar en todo momento lo más próximo al cuerpo del niño (y esto se aplica igualmente a los adultos y sus cinturones de seguridad). De este modo los niños viajan más seguros en coche.
Para evitar este desajuste del cinturón, lo mejor es que el niño vaya sin el abrigo en el sistema de retención infantil. Para que no pasen frío podemos calentar el coche un poquito antes de que suba, y colocarle el abrigo por encima a modo de manta (o, mejor, tener una mantita específica para ello en invierno).

No hay comentarios:

Publicar un comentario